Consideraciones de los detectores de fugas clase 1 según EN13160

En los detectores de fugas clase 1 se emplea la sobrepresión o depresión en la cámara intersticial de los depósitos de doble pared para detectar las fugas. Por ello hay que tener en cuenta algunos conceptos básicos a la hora de elegir el tipo de detector de fugas de esta clase.

A la hora de elegir detector de fugas, lo primero que hay que observar es que el depósito soporte la presión o el vacío, así como el grado de presión máximo que soporta el mismo. Generalmente, los depósitos soportan tanto presión como vacío ( la norma les obliga a ello ) pero el fabricante restringe uno de los dos métodos y fija los límites que tolera.

Por otra parte, hay que tener presente que la diferencia de presión ( tanto positiva como negativa ) en la cámara intersticial puede perderse sin que exista una fuga propiamente dicha, por los denominados microporos en el depósito o en las propias conexiones del equipo de detección de fugas. La norma establece un caudal máximo de fuga que deben soportar los propios detectores de fugas. Los equipos que no incorporan regeneración, requieren mantenimiento periódico, que si bien es muy reducido, es necesario realizar.